Archivos por Etiqueta: Pleno de Mislata

pleno-mislata-psoe

El gobierno de Mislata acusa a Compromís de “mentir y manipular” sobre el informe del Síndic de Greuges

El gobierno de Mislata ha respondido a la nota de prensa enviada por el grupo municipal de Compromís sobre la resolución del Síndic de Greuges a las cinco denuncias presentadas por su portavoz, Javier Gil, sobre la regulación y el funcionamiento de las sesiones plenarias de la Corporación Municipal. Desde el gobierno municipal aseguran que en dicho escrito, “el Síndic de Greuges rechaza las denuncias de ilegalidad, da la razón al Ayuntamiento tras las alegaciones de la Secretaría Municipal y constata la legalidad de los cinco hechos denunciados por Compromís”.

Por todo ello, la portavoz municipal, Mª Luisa Martínez, considera “inaudito” la manipulación de un informe que según sus palabras, “resulta demoledor para Compromís, porque tumba sus cinco denuncias de ilegalidad, para atacar al gobierno socialista”.

El informe del síndic, revela Martínez, no habla de ninguna vulneración de derechos, más bien al contrario, y lo único que “recomienda” es un acuerdo entre grupos políticos si se quiere cambiar el tiempo destinado a los ruegos y preguntas. En este sentido, la portavoz muestra su disposición de negociar cualquier aspecto del Reglamento Orgánico Municipal“cuando corresponda, no cuando interese políticamente”-, pero recuerda al portavoz de Compromís que “las mentiras y las falsas acusaciones no son la mejor manera de iniciar un diálogo para llegar a acuerdos”.

El gobierno de Mislata ofrece su visión sobre el informe del Síndic de Greuges

El gobierno local explica que el primer hecho que Compromís de Mislata denuncia a la Sindicatura fue la no convocatoria de la sesión plenaria de enero de 2016, porque en aquel momento no había asuntos pendientes de aprobación y porque además estaba prevista la celebración de una sesión extraordinaria días después para aprobar los presupuestos. Sobre este hecho, el Síndic de Greuges reconoce que “no fue una decisión unilateral de la alcaldía, sino que existía un acuerdo unánime de los portavoces de los grupos municipales, por lo que no es posible considerar un abuso de autoridad o mala fe”.

La segunda denuncia de Compromís estaba referida a la circunstancia de levantar la sesión pasadas las doce de la noche, sin haber llegado al turno de ruegos y preguntas. En este sentido, el Síndic cita textualmente el Real Decreto 2568/1986 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales: “Toda sesión tendrá que respetar el principio de unidad del acto y se procurará que acabe el mismo día de inicio. Si éste acabara sin que se hayan debatido todos los puntos del orden del día, el presidente podrá levantar la sesión. En este caso, los asuntos no debatidos se incluirán en el siguiente orden del día”. Por tanto, concluye el Síndic de Greuges, “el alcalde-presidente está facultado para levantar la sesión si ésta se prolonga más allá de las doce de la noche”.

La tercera denuncia de ilegalidad se refería al cambio del día y hora de celebración del pleno de julio de 2016, que tuvo lugar el día 17 en lugar del último jueves de mes. El Síndic dice que “el acuerdo que establece la periodicidad de las sesiones ordinarias no crea derechos subjetivos y puede modificarse o revocarse”, como así se hizo, aprobando una propuesta de modificación para el caso concreto de este pleno. Además, el informe del Síndic reconoce que “consta que dicha modificación se informó previamente en la Junta de Portavoces y se aprobó en el Pleno” y además recuerda que la modificación de la fecha “no implicó un incumplimiento de la periodicidad de las sesiones”.

La cuarta denuncia pedía que se permitiera la participación de los vecinos en el Pleno. Sobre esta cuestión, el Síndic recuerda que la ley “impide la intervención del público durante las sesiones plenarias y que la posibilidad de aceptar turnos de palabra al finalizar la sesión no es obligatoria, sino que es decisión de cada Corporación”. En el caso de Mislata, como reconoce el informe, “la participación del público al finalizar la sesión ya se permite y está regulada en el artículo 72.4 del ROM”.

Por último, la quinta denuncia es la referida a la limitación temporal del tiempo de ruegos y preguntas. El Reglamento Orgánico Municipal de Mislata establece dos minutos para formular el ruego o la pregunta, un máximo de una por concejal y de cinco por grupo. Sobre esta cuestión, vuelve a constatar la competencia de las Corporaciones para regular el funcionamiento de sus sesiones plenarias y añade que “sería interesante” que los grupos políticos llegaran a un acuerdo sobre el tiempo necesario para hacer un ruego o una pregunta, y que número se considera adecuado, no entrando en ninguna otra valoración. No obstante, recuerda la portavoz a Compromís, “estas cuestiones se debaten en el primer pleno de la legislatura y el acuerdo en este punto fue unánime”.