Comedor escolar de Mislata-8

Mislata vuelve a organizar una escuela de verano para 150 niños de familias sin recursos

El Ayuntamiento de Mislata vuelve a abrir los comedores escolares este verano. Una medida que ya pusieron en funcionamiento hace tres veranos y que han repetido desde entonces, también en Navidad o Semana Santa. Esta acción que al principio fue un comedor social de emergencia ha ido evolucionando hasta convertirse en una escuela de verano más, con cinco horas de actividades de ocio.

El colegio El Cid de Mislata abrió ayer las puertas a 150 niños y niñas coincidiendo con el primero de julio. La mayoría no se conocían porque son de colegios distintos, pero han participado juntos en juegos y talleres en el patio, agrupados por edades y supervisados por monitores. Unos pintaban, otros cantaban y los más mayores hacían deporte.

Después han pasado al comedor para compartir mesa y bandeja. El menú de hoy constaba de ensalada, macarrones con tomate y atún, pescado con verduras y de postre, yogur. Poco antes de las tres han recogido una bolsa con la merienda y el desayuno de mañana y han salido ordenadamente del colegio para irse a casa con sus padres. Hasta mañana a las diez y media.

La del colegio El Cid es como cualquier escuela de verano, pero es mucho más que eso, ya que va dirigida a los niños y niñas de las familias que peor lo están pasando en Mislata. El objetivo, en palabras del alcalde, Carlos Fernández Bielsa, es “que ningún niño de Mislata se quede sin comer ni un solo día, porque ellos no pueden pagar las consecuencias de esta crisis. Y si además juegan y se divierten como cualquier otro niño en cualquier otra escuela de verano, pues mucho mejor”.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *