5af60a27-e8bd-4af5-8d63-1d79e18ba290

El último videoclub de Mislata baja la persiana

A finales del siglo pasado uno de los planes más habituales era alquilar una película en el videoclub de bajo de casa, había a montones, tomar unas palomitas y disfrutar con los amigos antes de salir o incluso como sustituto a una jornada de marcha. Película y mantita, era el plan de muchos en los fríos domingos de invierno. Claro que por entonces no existían ni las descargas legales e ilegales, los canales de TDT, la televisión de pago, los programas a la carta, los videclubes online como Netflix (que aterrizaba en España hace unos meses)… Una serie de nuevos conceptos que han ido convirtiéndose en pequeñas dagas para un negocio próspero que ha visto, en Mislata, como iban bajando persianas todos ellos, excepto el Broadway de la Avenida Gregorio Gea.

Esa excepción ya no es tal. Hace unos días en el escaparate donde Robert De Niro compartía protagonismo con héroes de acción como Bruce Willis o donde los grandes carteles de las películas animadas eran un reclamo para que los peques pidieran sus cintas en alquiler, aparecía un cartel blanco con grandes letras negras que invitaba a los otrora clientes a vaciar el stock de DVDs y BlueRay. El último videoclub de Mislata baja la persiana.

Hoy sus estanterías lucen vacías. El mostrador, donde, en los años del VHS se amontonaban discusiones por decidir quien era el primero en alquilar la película de estreno, no cuenta con las cintas amontonadas. Aquellas fundas de videoclub gastadas por el paso del tiempo y la circulación de los clientes, con el mensaje de rebobínela antes de devolverla, no se encuentran tras el dependiente. El negocio dice adiós.

Atrás queda el tiempo en el que el encargado del videoclub era una persona influyente, de la cual si te hacías amigo te podía colar a la hora de alquilar una peli. Una amistad de la que se vacilaba más que de una conquista amorosa o el autógrafo de algún personaje de moda.

El Broadway de la avenida Gregorio Gea era el último de muchos que hemos tenido en este municipio. A bote pronto recordamos su hermano gemelo ubicado en Blasco Ibáñez, el de la plaza Juan XXIII, Pasaje Mislata, calle Santa Cecilia, calle Salvador Giner o los de Braç dels Horts y San Antonio, hoy convertidos en tiendas de artículos de segunda mano. ¿Recuerdas tu algún otro videoclub de Mislata?

Share Button

Un comentario en “El último videoclub de Mislata baja la persiana

  1. ¡El videoclub Royal en la calle Dr. Marañón! Además de películas tenía quiosco con chucherías, coca cola, helados… de todo :D. Tenían muchas pelis infantiles también. Qué recuerdos ^.^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *